SAMUEL SÁNCHEZ

Campeón Olímpico de Ciclismo en Ruta 2008

LUGAR DE NACIMIENTO OVIEDO
FECHA DE NACIMIENTO 05/02/1978
DEPORTE PRINCIPAL CICLISMO

PALMARÉS

«Mobel Sport junto al proyecto del oro olímpico, Samuel Sánchez: la MMR Cycling Academy»

Samuel Sánchez es uno de los ciclistas españoles más exitosos. Pasó a profesionales en el 2000 con el equipo vasco Euskaltel-Euskadi, donde se mantuvo hasta 2013. Tras la desaparición de este equipo, fichó por el BMC Racing Team, donde terminó su carrera profesional en 2017.

Entre sus victorias destacan una etapa en el Tour de Francia, cinco etapas en la Vuelta a España, una Vuleta al País Vasco y, en especial, la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008 en la prueba de ciclismo en ruta.

Sobresalió en las clásicas y en carreras de una semana, sobre todo en las de recorrido accidentado y bajadas sinuosas. Su temporada se solía centrar en dos picos de forma: uno en primavera para disputar la Vuelta al País Vasco y Clásicas de las Ardenas y otro en septiembre y octubre para disputar la Vuelta a España y el Campeonato Mundial de Ciclismo en Ruta.

Samu, como se le conoce, comenzó en las categorías inferiores del Club Ciclista Colloto (Oviedo), dirigido por José Manuel Fuente, donde se formó como ciclista desde la categoría alevín. Se recuerdan todavía en Asturias sus victorias en las categorías de cadetes y juveniles, donde junto a ciclistas como Benjamín Noval consiguió numerosos éxitos, entre ellos el subcampeonato de España de fondo en carretera de categoría cadete en 1994 con la selección asturiana.

Su vida deportiva cambió definitivamente en 1996 cuando en una concentración de la categoría juvenil española en la Vuelta a Vizcaya, Miguel Madariaga, presidente de la Fundación Euskadi, le ofreció incorporarse a la estructura vasca recomendado por su hijo Mikel Madariaga, masajista de aquella selección.

Con dieciocho años pasó a la categoría sub-23 con el equipo vizcaíno Olarra (predecesor del Orbea), donde estuvo tres temporadas. En la segunda de ellas coincidió con Julián Gorospe como director, con el que también dio sus primeros pasos en el campo profesional, temporadas mínimas que marcan los estatutos del Euskaltel-Euskadi para ser considerado «formado en una cantera vasca». En el Olarra logró diecinueve victorias. Pese a todo, sus primeros meses en Vizcaya no fueron fáciles ya que no se adaptó al frío ambiente del piso de jóvenes promesas que la formación vasca tenía en Galdácano, por ello decidieron trasladarle a Güeñes donde convivió con el mecánico del Euskaltel-Euskadi Tomás Amezaga en un ambiente más familiar. Finalmente en el año 2000 pasó al equipo Euskaltel-Euskadi donde debutó como profesional.

A pesar de no conseguir victorias en esos primeros años, obtuvo buenos puestos. Pese a los resultados, su primer año fue complicado ya que sufrió una tendinitis rotuliana en la rodilla derecha que paró casi en seco su progresión y sobre todo por la muerte por cáncer de su madre, hecho que le marcó durante gran parte de su vida como profesional.

En el 2003 comenzó a destacar logrando ser 2º en el Tour de Haut-Var y en la Clásica de Primavera, 3º en la Vuelta al País Vasco (siendo la gran revelación de la carrera y actuando como escudero de Iban Mayo), 5º en la Subida al Naranco, 6º en la Lieja-Bastogne-Lieja (siendo el gran animador de la prueba en la parte final) y 9º en la París-Niza.​

Su debut en las Grandes Vueltas llegó con el Tour de Francia 2002, siendo eliminado en la duodécima etapa por llegar fuera de control junto con su compañero de equipo Gorka González y el francés François Simon. Terminó de la misma forma el Tour 2003, esta vez en la octava etapa con final en Alpe d’Huez (etapa que ganó Iban Mayo) por lo que no pudo finalizar ninguna de las Grandes Vueltas que disputó durante esos cuatro años.

Especialmente durante los primeros cinco años como profesional se le achacó el tener poca visión de carrera, ya que o atacaba mucho o por el contrario no salía a ataques importantes, por lo que no conseguía tener la suerte necesaria para conseguir victorias. Con la experiencia mejoró obteniendo una mayor regularidad en sus resultados,​ por lo que pudo así obtener incluso buenos puestos en carreras de tres semanas y, al año siguiente, conseguir la primera victoria profesional para dedicársela a su madre.

Sus primeras victorias llegaron en la Escalada a Montjuic del 2004 donde ganó las dos etapas, la clasificación general y la clasificación de la regularidad.​ Además, durante esa temporada obtuvo como puestos destacables el 3º en las clasificaciones generales de la Vuelta Andalucía y la Bicicleta Vasca, 4º en las clásicas Lieja-Bastogne-Lieja y Subida al Naranco, 8º en la Vuelta al País Vasco y 15º en la clasificación de la Vuelta a España.

En la temporada 2005 consiguió su primera gran victoria en la decimotercera etapa de la Vuelta España con final en el Santuario de la Bien Aparecida,​ siendo además 2º en decimoquinta etapa y 10º en la clasificación general final.​ Además, a final de temporada, ganó de nuevo la Escalada a Montjuic gracias a la victoria en la crono final. Otros puestos destacados durante esa temporada fueron el 2º en la Vuelta a Asturias, el 5º en el Campeonato de Zúrich, el 10º en la Clásica de San Sebastián y el 17º en el Giro de Italia.

En el año 2006 se dio a conocer internacionalmente realizando una gran temporada, ganando dos etapas en la Vuelta al País Vasco con un 6º puesto en la clasificación general, 2º en la clásica Flecha Valona y obtuvo una victoria de etapa en la Vuelta a Asturias. Tras este buen primer ciclo de temporada renovó con el Euskaltel-Euskadi hasta 2008.

En el final de la temporada obtuvo la victoria en la decimotercera etapa de la Vuelta España, atacando en la bajada del Alto de Castillo con final en Cuenca. Finalmente acabó 7º en la clasificación general de la carrera española. Después consiguió la victoria en el G. P. de Zúrich, un 2º puesto en las clásica Giro de Lombardía y en la Escalada a Montjuic. Gracias a sus buenos puestos en carreras UCI ProTour logró el 2º puesto en la clasificación final de dicho circuito. ​También destacó su actuación en el Campeonato del Mundo en Ruta, consiguiendo el 4º puesto tras ejercer de lanzador de Alejandro Valverde.

Comenzó la temporada 2007 con un 9º puesto en la clasificación general de la París-Niza y un 3º en la de la vuelta al País Vasco, ganando además la última etapa contrarreloj. En las clásicas no pudo destacar ya que llegó mermado por una mononucleosis en la garganta.​ A causa de esas molestias alargó su pico de forma disputando tres carreras más a finales de mayo y junio en las que obtuvo una victoria de etapa en la Volta a Cataluña como único resultado destacado, otro resultado mencionable fue el séptimo que consiguió poco después en la Bicicleta Vasca.

Tras afirmar durante la temporada que su objetivo en el final de la temporada era lograr el pódium y una etapa en la Vuelta a España,​ logró ese objetivo (tercer puesto) por detrás de Denis Menchov y Carlos Sastre,​ además de conseguir el triunfo en tres etapas; gracias a la victoria en la vigésima etapa logró desbancar del pódium a Cadel Evans. Después de la Vuelta fue 7º en el Mundial en Ruta, 3º en el Giro de Lombardía y 2º en la clasificación general de la Escalada Montjuic. Tras acabar la temporada, se operó de unos fibromas surgidos en la Vuelta a España.​

2008: regreso al Tour y oro olímpico.

A principios del 2008 renovó contrato hasta 2010 y cambió totalmente de planteamiento respecto a las temporadas anteriores, ​por ello apenas se le vio en los primeros meses de competición, solamente apareció en algunas etapas de la Vuelta a Castilla y León y Vuelta a Asturias (en esta con una victoria de etapa), ya que enfocó su temporada en el Tour de Francia, logrando el 7º lugar en la clasificación general de la ronda gala​ (6º tras la desclasificación por dopaje de Bernhard Kohl), consiguiendo como mejor puesto parcial un segundo obtenido en la 17ª etapa con final en Alpe d’Huez,​ precisamente el mismo final que provocó su retirada por fuera de control en la edición del 2003.​

Pocas semanas después, y tras obtener un 7º puesto en la Clásica de San Sebastián, formó parte del equipo que disputó los Juegos Olímpicos, logrando la medalla de oro en la prueba de ciclismo en ruta.​ Esta fue la primera medalla de la historia para España en esta modalidad, siendo asimismo la medalla número 98 (99 según el COE) de España en los Juegos Olímpicos; además logró ser sexto en la prueba contrarreloj logrando un diploma olímpico en esa disciplina. Hasta finales de año, gracias a la medalla, fue invitado a multitud de actos de homenaje tanto en Asturias​ como en el País Vasco.

“El ciclista español se proclamó campeón olímpico luciendo el dorsal ocho, considerado el de la buena suerte en China.
248 kilómetros separaban la línea de salida de la de meta en la prueba de ciclismo en ruta de los Juegos Olímpicos de Pekín. Allí se había presentado España con un equipo de enjundia compuesto por cinco ciclistas de primer nivel. El flamante ganador del Tour de Francia Carlos Sastre, el ganador del Giro de ese año Alberto Contador, el tres veces campeón del mundo Óscar Freire y los siempre protagonistas en carreras de un día Alejandro Valverde y Samuel Sánchez.
Con un Freire mermado por una gripe que le mantuvo lejos de la bici durante la semana previa a la carrera, un Carlos Sastre que gastó muchas energías en una escapada que no era la buena, y un Alberto Contador que se entregó en favor de sus compañeros de equipo, Alejandro Valverde y Samuel Sánchez eran las únicas opciones de medalla para los nuestros cuando la carrera entró en su parte decisiva.
Valverde, principal favorito junto al italiano Paolo Bettini, era objeto de todas las miradas en el pelotón cuando de la nada un estratosférico arranque de Andy Schleck descolocó a muchos de los primeros espadas. Lo vio Samuel Sánchez, que salió a rueda del luxemburgués junto al italiano Davide Rebellin. Eran tres corredores para repartirse tres medallas, hasta que Michael Rogers, Alexander Kolobnev y Fabian Cancellara llegaron a su altura. El suizo parecía el más rápido, pero en el grupo no contaron con la destreza del asturiano del Euskaltel.
Con el dorsal número ocho, el de la buena suerte en China, decorando su maillot, Samu fue el más rápido en un sprint en el que se impuso a Davide Rebellin (plata) y Fabian Cancellara (bronce) para darle a España la primera medalla en ruta de la historia de los Juegos Olímpicos. El sprint se había hecho interminable, pero lo que nunca se podrá borrar será el nombre de Samuel Sánchez de los libros de historia del ciclismo. Ni de los del olimpismo.”

En el 2009 volvió a su calendario habitual para disputar la Vuelta al País Vasco y las clásicas de primavera en abril y Vuelta a España y el mundial en septiembre. Aunque tras una caída en la París-Niza le trastocaron parte de la temporada​. En la Vuelta al País Vasco fue 3º tras acabar en esa posición en las etapas decisivas de Arrate y contrarreloj de Zalla y ser 2º en la primera etapa con final en Ataun; esos buenos puestos le hicieron alzarse con la clasificación de la regularidad en la carrera vasca. Poco después fue 4º en la Flecha Valona y 10º en la Lieja-Bastogne-Lieja. En la Vuelta a Asturias salió como principal favorito,​ pero en la etapa reina no pudo filtrarse en la fuga que a la postre decidiría la carrera,​ teniéndose que conformar con la clasificación de la regularidad.​ Poco después fue cuarto en la Subida al Naranco y para finalizar su primer ciclo de la temporada fue 9º en la Volta a Cataluña.​
En la Vuelta a España salió con el dorsal nº1, tras la renuncia de Alberto Contador de defender su victoria del año anterior,​ donde consiguió la segunda posición a 55 segundos del ganador final, Alejandro Valverde.​
En el Campeonato Mundial de Ciclismo, celebrado en Mendrisio (Suiza), Samuel Sánchez finalizó en cuarta posición, repitiendo el puesto obtenido en el 2006. Su última carrera de la temporada fue el Giro de Lombardía donde finalizó en segunda posición, por detrás del belga Philippe Gilbert,​ lo que le hizo alzarse con el tercer puesto en la clasificación individual del recién estrenado UCI World Ranking​ (sucesor de la clasificación del UCI ProTour).

En el 2010 renunció a participar en las Clásicas de las Ardenas para disputar el Tour de Francia. Pese a ello, al contrario de lo hecho dos años antes, sí corrió a buen nivel las carreras de inicio de temporada con el objetivo de ganar la Vuelta al País Vasco. Además, una vez finalizase el Tour no descartó su participación Vuelta a España. Poco antes de comenzar la Vuelta al País Vasco anunció sorpresivamente que finalmente sí correría esas clásicas para dar por finalizado su primer ciclo de temporada,​ aunque su director, Igor González de Galdeano, volvió a indicar que no las correría,​ hecho que Samuel confirmó una vez acabada la Klasika Primavera que ganó, diciendo que después de esa carrera descansaría dos semanas (justo cuando se disputan esas carreras belgas).

En su primera carrera de la temporada, la Vuelta al Algarve, finalizó 5º. Después, consiguió el mismo puesto en la París-Niza (aunque posteriormente fue subido a la 4º posición tras la sanción a Alejandro Valverde por el Caso Valverde) y el 4º en el Criterium Internacional. Ya en la Vuelta al País Vasco, ganó la quinta etapa con final en Arrate y pudo conseguir la 8º plaza (7º tras la sanción a Valverde). Tras acabar la ronda vasca, al día siguiente ganó la Klasika Primavera. Dos meses después volvió a la competición disputando la Dauphiné Libéré como preparación al Tour.

Luchando por el podio del Tour.

En la ronda gala de 2010 tuvo una gran actuación, con un segundo puesto en la primera etapa de alta montaña, la octava etapa. En la siguiente etapa, consiguió la octava posición, pero debido a la posición retrasada de otros corredores se situó en la tercera posición provisional en la clasificación general en ese momento.​ Tras una dura caída en la etapa con final en el Tourmalet, consiguió recuperarse y atacar al ruso Denis Menchov, con quien luchaba por la tercera posición, para sacarle 8 segundos en la línea de meta. Finalmente, terminó 4º en el Tour al perder 2 minutos con Menchov en la contrarreloj final, aunque más de un año después fue adelantado a la 3º posición debido a la sanción por dopaje del ganador Alberto Contador a causa del Caso Contador.

Después del Tour se diagnosticó que en su caída sufrió una pequeña fisura en el radio de la mano derecha, aunque, como estaba previsto, no le afectó durante el resto de la temporada. Ya en 2014, se produjo la descalificación de Denis Menchov de los tours de 2009, 2010 y 2012, por motivos de dopaje, lo que otorgó a Samuel Sánchez la segunda posición en el de 2010, pues también se había descalificado a Alberto Contador anteriormente.

Tras su buen Tour, Samu decidió renunciar a participar en la Vuelta a España,​ aun así corrió otras carreras de menos días donde obtuvo buenos resultados, siendo el gran dominador de la Vuelta a Burgos (general, dos etapas y clasificación de la regularidad); y consiguiendo tres top-ten en clásicas puntuables para el UCI World Ranking: Clásica de San Sebastián (noveno) y Gran Premio de Montreal y Giro de Lombardía (sexto).

En 2011 volvió a su calendario clásico de carreras volviendo a disputar las Clásicas de las Ardenas.​ A finales de febrero comenzó a destacar con un 9º puesto en la Vuelta a Andalucía en la que además consiguió un segundo puesto al esprint en la última etapa solo superado por Óscar Freire;​ y poco después fue quinto en la París-Niza.

Samuel Sánchez, con el maillot de la montaña del Tour de Francia 2011.

Su primera victoria llegó el 2 de abril en el GP Miguel Induráin. Tres días después consiguió una nueva victoria en la cuarta etapa de la Vuelta al País Vasco (de nuevo en Arrate), sin embargo no pudo entrar en el podio de la ronda vasca al finalizar 6º a pesar de sus optimistas declaraciones de cara a la contrarreloj final.​ Posteriormente corrió las mencionadas Clásicas de las Ardenas acabando tercero en la Flecha Valona y décimo en la Lieja-Bastoña-Lieja como resultados más destacados.

En junio corrió la Critérium del Dauphiné donde quedó 17º. Posteriormente, casi un mes después disputó el Tour de Francia donde de nuevo fue uno de los grandes protagonistas de la carrera. Ganó la primera etapa de alta montaña con final en Luz Ardiden​ y gracias a otros buenos puestos en dichas etapas montañosas (2º en una etapa con final en Plateau de Beille y Alpe d’Huez) logró alzarse con la clasificación de la montaña. Además, fue quinto en la clasificación general tras la sanción a Alberto Contador, en principio quinto, por dopaje. Por otra parte fue noveno en la clasificación por puntos.

Tras su exitoso Tour, disputó la Clásica de San Sebastián donde fue 8º y la Vuelta a Burgos donde fue 7º. En la Vuelta a Burgos, a pesar de ser uno de los grandes favoritos, cedió en la última etapa con final en Lagunas de Neila dando permiso a su compañero Mikel Landa a que se marchase para lograr la victoria tras su buen trabajo realizado en los kilómetros anteriores.​ Tras Burgos no consiguió más resultados destacados.

2012: Vuelta al País Vasco.

Antes de las concentraciones iniciales del equipo, en noviembre de 2011, fue operado de unas calcificaciones en la cadera lo que provocó que comenzase con cierto retraso la preparación de la temporada.​ Aun así, a nivel global tuvo uno de sus mejores inicios de temporada. Se centró en el calendario español, no disputando la París-Niza,​ siendo sexto en la Vuelta a Murcia después de aparecer también en los primeros puestos en una etapa de la Vuelta a Andalucía (tercero en la cuarta etapa).

Tal y como declaró en febrero de ese año, su primer gran objetivo iba a ser la Vuelta al País Vasco, a la que llegó en un gran estado de forma ya que la semana anterior a dicha prueba ganó una etapa en la Volta a Cataluña que le alzó hasta la 2º posición en esa vuelta de la misma categoría de la ronda vasca. En la Vuelta al País Vasco se hizo con la etapa final en Arrate, al igual que el año anterior, que le puso líder de la prueba. Sin embargo, al día siguiente perdió el liderato en favor de Joaquim Rodríguez que se impuso en las dos jornadas siguientes. Finalmente Samu logró vencer en la contrarreloj final,​ lo que le valió para alzarse con la carrera vasca con 12 segundos de ventaja sobre Rodríguez.​ Posteriormente fue 7º en la Amstel Gold Race y en la Lieja-Bastoña-Lieja.

Se segundo gran objetivo fue el podio del Tour de Francia 2012, en la que se presentó tras un muy discreto Critérium del Dauphiné tres semanas antes. Tras las seis primeras etapas del Tour se situó 12º, ​pero en la séptima etapa sufrió una caída en la novena etapa abandonando el Tour y no pudiéndose recuperar para ir a los Juegos Olímpicos de Londres,​ donde iba a disputar la prueba contrarreloj y en ruta.

Tampoco fue a la Vuelta a España con lo que cerró su primera temporada en siete años sin quedar entre los diez primeros de una Gran Vuelta. En su lugar, corrió el Tour de Gran Bretaña acabando 14º, donde ayudó a Pablo Urtasun a ganar una etapa, Samuel en ella fue 4º.

Debido a que a lo largo de la temporada no consiguió los puntos necesarios para colocarse entre los primeros del UCI WorldTour 2012, tuvo que disputar las últimas carreras de la temporada con la responsabilidad de obtener puntos para garantizar la categoría del equipo, destacando en el Giro de Lombardía con un 2º puesto.​ Ese resultado fue, junto al 4º puesto en la mencionada etapa de la Vuelta a Gran Bretaña, los únicos «puntos de mérito» que consiguió en ese final de temporada (en septiembre) tras los que obtuvo en abril donde acumuló la mayor parte de sus puntos.

Sin embargo, a pesar de que Samuel consiguiese esos objetivos (9º del UCI WorldTour), el equipo tuvo que refundarse en busca de más puntos fichando extranjeros en un nuevo equipo llamado Euskaltel Euskadi lo que produjo una gran polémica interna entre los viejos y los nuevos propietarios del equipo, además de controversia entre los aficionados. Estos nuevos propietarios firmaron en agosto un nuevo contrato con Samuel por 3 años.

El equipo tuvo principio de temporada 2013 muy discreto en el que solo se destacó en el Tour Down Under y no se consiguieron victorias. Esto puso en el punto de mira al líder del equipo, Samuel, y este se disculpó aduciendo que él no tenía que asumir responsabildidades en cuanto a resultados hasta el Giro de Italia en mayo.​ Samu, solo apareció en los puestos delanteros en algunas etapas aisladas de la Tirreno-Adriático y en la Vuelta al País Vasco, en los meses de marzo y abril, lo que le permitió acabar entre los 20 mejores en ambas pruebas.

En su segundo Giro siguió esa tendencia y solo destacó en algunas etapas aisladas. Aprovechando su estado de forma, también disputó, pocos días después de finalizar el Giro, el Critérium del Dauphiné donde consiguió vencer en la 7ª etapa, que a la postre sería su única victoria de la temporada.

Tras la finalización de la carrera francesa, tuvo un descanso de dos meses hasta disputar la Vuelta a Burgos donde fue 8º gracias a su regularidad ya que acabó todas las etapas entre el 4º y el 18º. Dos semanas después corrió la Vuelta a España como jefe de filas del conjunto Euskaltel, finalizando en la 8ª posición.

Tras una caída en el Campeonato Mundial en Ruta, dio por concluida su temporada, en la que a pesar de su optimismo por la temporada realizada, no estuvo cerca del pódium en ninguna de las carreras que disputó y solo obtuvo una victoria.

La difícil situación financiera del equipo, llevó a anunciar su desaparición 4 días antes de comenzar la Vuelta a España.​ Enterado de la situación, el piloto de Fórmula 1 Fernando Alonso (amigo personal de Samuel Sánchez), comenzó a realizar contactos con los propietarios del equipo con el fin de comprar la licencia y evitar que desapareciera. El 2 de septiembre se firmó un principio de acuerdo donde todos los contratos vigentes para 2014 y 2015 serían respetados. Pero el acuerdo final no llegó y el 23 de septiembre fue anunciada la desaparición definitiva del Eskaltel Euskadi.

Esto dejó a Samuel Sánchez en una delicada situación de cara a 2014 ya que la mayoría de los equipos ProTeam tenían sus plantillas prácticamente armadas. Además, por el contrato que lo ligaba hasta 2015, debía negociar con Euskaltel la ruptura del mismo, para quedar libre de fichar por otra formación. Mientras por un lado las negociaciones se extendieron en el tiempo, tampoco encontraba un equipo donde correr.

El 23 de diciembre llegó a un acuerdo económico con su exequipo que puso fin al contrato,​ pero a pesar de su deseo de continuar corriendo las opciones cada vez eran menores. Algunos informaciones lo vincularon con el Tinkoff-Saxo o con el Omega Pharma-Quick Step. También hubo algunos sondeos del Wanty-Groupe Gobert, del Cofidis​ y hasta se mencionó al Colombia.

Fichaje por el BMC.

Comenzó la temporada 2014 y continuaba sin equipo. Molesto con algunas formaciones, que según dijo ni siquiera le contestaban sus llamadas, el 30 de enero declaró en Radio Euskadi que en un plazo de 10 o 15 días iba a decidir su futuro y si no encontraba equipo definitivamente abandonaría el ciclismo.​ Tres días después, el BMC Racing Team anunciaba en su página web la incorporación de Samu a las filas del equipo estadounidense,​ con contrato desde el 1 de febrero.

Si la temporada 2013 fue discreta, los primeros meses de 2014 siguió esa tendencia negativa, ya que su mejor resultado hasta junio fue un 15º en la Vuelta al País Vasco, gracias en parte, al finalizar en tercera posición en la cuarta etapa con final en Arrate.​ No obstante fue muy significativo el trabajo de equipo que realizó en la Amstel Gold Race, realizando un duro ataque que respondieron parte de los favoritos para que su compañero Philippe Gilbert pudiese atacar sin que esos corredores tuviesen fuerzas para responder a ese segundo ataque. Finalmente Gilbert logró la victoria con varios segundos de ventaja.

A partir de agosto su temporada fue mejor. Del 3 al 9 de dicho mes corrió la Vuelta a Polonia, finalizando 12º. Dos semanas después se presentó en la Vuelta a España como líder del equipo junto a Cadel Evans. En la Vuelta no destacó en demasía ya que su mejor puesto de etapa fue un quinto, sin embargo, su gran regularidad le propició que lograse acabar sexto cumpliendo parte de sus objetivos ya que previamente afirmó que deseaba estar «en el top 10 o 5 de la carrera, además de un triunfo de etapa».​ No obstante, en ningún momento tuvo opciones reales de subir más puestos ya que el quinto, Fabio Aru, acabó con casi 5 minutos de ventaja sobre el asturiano.​ Posteriormente corrió el Giro de Lombardía (Il Lombardia), donde fue quinto, aunque fue criticada la táctica utilizada por él ya que atacó en el descenso final cuando según los medios especializados tendría que haber controlado la carrera y dirigir el grupo sin atacar para que Philippe Gilbert tuviese opciones de vencer en el esprínt del grupo, ya que su equipo era el único con dos corredores para facilitar esa táctica.​ Finalizó la temporada con un 13º puesto en el Tour de Pekín,​ esta vez ayudando a Gilbert para que ganase la carrera.

Tras recibir una oferta de renovación que Samuel no aceptó, su equipo comunicó que no contaban con él para la próxima temporada. Sin equipo, se dedicó, de forma muy breve al ciclocrós, corriendo dos carreras. En la primera de ellas, con el maillot del BMC, se impuso en el Campeonato de Asturias (carrera regional) aunque no se le otorgó el título ya que corrió mediante invitación. Esa victoria le dio derecho a participar en el Campeonato de España de Ciclocrós. Ya con un nuevo maillot de MMR Bikes, debido a que finalizó su contrato con BMC, se presentó en dicho campeonato nacional aunque sin opciones de destacar debido a que por ranking le perteneció la parte trasera de la parrilla de salida.

A principios del año 2015, renovó por el BMC por una temporada más. El propio Philippe Gilbert se mostró públicamente satisfecho por esta renovación dando por cerradas las posibles polémicas que pudieron haber surgido tras lo ocurrido en el último Giro de Lombardía.

De nuevo tuvo un inicio de temporada algo discreto siendo sus mejores resultados un 15º en la Strade Bianche y un 13º en la Vuelta al País Vasco. Su mejor resultado antes del Tour de Francia lo logró en la primera edición del Tour de Yorkshire, en mayo, al finalizar 2º tras ser 4º en 2 etapas.

Aunque no tenía decidido si acudir al Tour de Francia o a la Vuelta a España,​ finalmente corrió las dos pruebas. En la ronda gala mostró de nuevo una gran regularidad ayudando a su líder, Tejay Van Garderen. Incluso Samu logró entrar con el mismo tiempo en la contrarreloj por equipos que ganó su formación.​ Todo ello supuso su renovación de contrato por una temporada más que se anunció en el segundo día de descanso, en ese momento iba 14º en la general a pesar de ayudar a su líder​ que iba 3º. Sin embargo, este abandonó enfermo a 6 días de finalizar, justo un día después de dicha jornada de descanso.​ Finalmente, Samuel, acabó el Tour en 12ª posición siendo su mejor resultado parcial, sin contar la crono por equipos, un 10º en la 19º etapa.

Al igual que en el Tour, su líder de equipo en la Vuelta iba a ser Van Garderen, con él como segunda opción.

En 2016 optó por disputar la Vuelta a España acudiendo como jefe de filas. A pesar de no realizar buenos puestos en las etapas y no codearse con los grandes escaladores, se encontraba 7º en la clasificación general a falta de la contrarreloj individual en la 19ª etapa. En el transcurso de la contrarreloj, perdió el control de su bici, cayendo al asfalto provocándole grandes heridas. A pesar de que logró pasar por la línea de meta, las lesiones producidas por la caída le obligaron a abandonar y a no tomar la salida a falta de 2 días para el final de la ronda española.

Samuel Sánchez, desde su retirada en 2017 se dedica al esquí, junto a la empresa SNOWPLAY y a su academia de ciclismo.

+INFO: soysamusanchez.com

MMR Cycling Academy.

La Samuel Sánchez – MMR Cycling Academy, que ve la luz en el año 2015, fruto de la unión de la experiencia deportiva y empresarial de dos ex-ciclistas profesionales, Samuél Sánchez y Benjamín Noval y el prestigioso empresario Asturiano, Daniel Alonso Villarón.
Desde el inicio de su andadura, la Academia tiene como objetivo, convertirse en un referente Nacional y un modelo de desarrollo personal y educativo.
El ámbito de actuación de la Academia abarca desde la escuela de ciclismo, hasta el equipo Junior, pasando por la categoría cadete.
La Academia, marca un compromiso con el crecimiento de jóvenes ciclistas, a través de su desarrollo personal, educativo y deportivo, potenciando su capacidad de afrontar retos personales y deportivos, con una participación activa de sus padres / tutores, los cuales firman junto con sus hijos, un código ético y un compromiso educativo y acompañan a sus hijos en las diversas actividades que organiza y realiza la Academia.

Prenda añadida correctamente